Skip links

1890

Leoncio Arizu, miembro de la cuarta generación de viticultores pioneros en elaborar vinos de calidad en Europa, llega a la Argentina desde España y se instala en Mendoza. Al conocer Luján de Cuyo se entusiasma con este lugar que le recuerda a su tierra natal y comienza a plantar viñedos con vides de origen europeo.

1901

Leoncio Arizu inaugura la Bodega Luigi Bosca situada en Luján de Cuyo, dando así inicio a una historia signada por la innovación, el crecimiento y una constante búsqueda por lograr la máxima calidad.

1909

Comienza una profunda remodelación de la bodega que suma tecnología de avanzada para la época y que marca la pauta del espíritu innovador que tuvo, desde sus principios, Bodega Luigi Bosca.

1926

La bodega refunda la Finca El Paraíso de 500 hectáreas junto al Río Mendoza, en Maipú. Esta finca se convertiría en un motor de investigación e inspiración para la familia Arizu, permitiendo innovar a partir de una combinación entre naturaleza, trabajo artesanal, ciencia e instinto, y convirtiéndose así en la sede de grandes hitos en la historia de la marca.

1933

La segunda generación ingresa a trabajar a la bodega de la mano de Leoncio Saturnino Arizu, quien se hace cargo de los viñedos. El joven, ya recibido de Ingeniero Agrónomo, aporta profesionalización y conocimiento técnico, creando una manera especial de producir “vinos de autor”.

1963

La tercera generación ingresa a trabajar a la bodega de la mano del Ingeniero Agrónomo Alberto Arizu y su hermano, el Ingeniero Raúl. Comienza allí una etapa de innovación sin precedentes, que incluye análisis de terroirs, selección de materiales genéticos y el desembarco en nuevas zonas de Maipú y Luján de Cuyo.

1975

Comienza en Finca Los Nobles una transformación que pone en valor a la finca y da inicio a un crecimiento agronómico y cualitativo excepcional. Siempre con la filosofía de respetar el espíritu original y sumar una impronta de vanguardia, manteniendo la plantación característica de la finca, así como su conformación de pendientes naturales y su diagramación original.

1989

Bodega Luigi Bosca es protagonista e impulsora de la fundación de la primera D.O.C. en nuestro país, la Denominación de Origen de Luján de Cuyo, siendo el Ing. Alberto Arizu miembro activo del Consejo.

1991

Se presenta al mercado el vino Luigi Bosca Malbec D.O.C, el primero con certificación DOC de la Argentina que actualmente es un emblema de los Malbec locales.

1992

Ingresa a trabajar la cuarta generación de la familia de la mano de Alberto Arizu (h) expandiendo las fronteras de la bodega y sumando un perfil de internacionalidad. La cuarta generación se transforma en embajadora del vino argentino en gran parte del mundo con el firme propósito de compartir la pasión por Mendoza y sus vinos, llevando la auténtica expresión del terruño a cada copa.

2001

Nace la línea Luigi Bosca Gala y la bodega se transforma en la primera en desarrollar una colección de tres blends de alta gama.

2006

Se adquiere Finca Los Miradores en Tunuyán, Valle de Uco, y se planta con una selección de los mejores materiales clonales antiguos de las fincas de la familia en Luján de Cuyo.

2015

Se incorpora la Finca Miralejos en Altamira, San Carlos, corazón del Valle de Uco, a 1120 metros de altura. Con una extensión de 19 hectáreas plantadas en su totalidad con Malbec, tiene un suelo pedregoso que da uvas de gran carácter y personalidad.

2017

Se suma al equipo como Head Winemaker el Ingeniero Agrónomo Pablo Cúneo, egresado de la Universidad Nacional de Cuyo y con amplia trayectoria en la industria vitivinícola. Pablo aporta una visión innovadora y fresca reinterpretando el estilo de la casa y reforzando el carácter elegante que imprime a los vinos que elabora.

2021

Nace la línea De Sangre como resultado de una búsqueda de lotes especiales con expresiones únicas. Se trata de una alianza entre la naturaleza y la mano humana. Un acto de co-creación que refleja el estilo de la casa y la interpretación de nuestro enólogo.

Pilares

Filosofía