Skip links

¿Por qué los blends encarnan el estilo de una bodega?

Históricamente, los cortes son los ejemplares más característicos del Viejo Mundo, ya que la mayor parte de los vinos emblemáticos de Europa son producto de la mezcla entre distintas cepas provenientes de un mismo terroir.

¿Por qué los blends encarnan el estilo de una bodega?

Un gran blend es un minucioso trabajo autoral

A simple vista, la primera impresión que tenemos sobre un vino es si es un tinto, un blanco, un rosado o un espumante. Sin embargo, hay una segunda división profunda en el mundo de la vitivinicultura: los varietales y blends. Los varietales son aquellos vinos elaborados con -al menos- un 85% de un mismo cepaje; en cambio, los blends (o vinos de corte) son creados a partir de dos o más variedades de uva.
Históricamente, los cortes son los ejemplares más característicos del Viejo Mundo, ya que la mayor parte de los vinos emblemáticos de Europa son producto de la mezcla entre distintas cepas provenientes de un mismo terroir. La tendencia de la varietalidad, en cambio, nació a partir de la década del ‘70 en el Nuevo Mundo, más específicamente en Estados Unidos, cuando las etiquetas comenzaron a llevar el nombre de la uva con la que el vino había sido elaborado.
Hoy en día, podemos afirmar que, tal como sucede en muchos de los grandes terruños del mundo, también en la Argentina son los cortes los que mejor expresan y encarnan el estilo de una casa productora. Esto sucede porque incluso desde antes de ser elaborados, los blends se originan en la cabeza del enólogo de la bodega. Ya desde el trabajo en las fincas, los equipos de agronomía y enología tienen en mente las características del vino que buscan elaborar, por lo que conocen y seleccionan los distintos componentes que van a integrar el corte final. Como todo vino, un gran corte también nace en la finca.
Por lo tanto, en los blends es donde más presente está la mano del enólogo, ya que es él quien crea, a partir de distintos elementos, una obra final. La palabra “obra” no fue elegida al azar, ya que un corte es justamente eso: el resultado entre intuición, imaginación, creatividad, ciencia y arte.

Además, en muchos casos los agrónomos y enólogos también seleccionan para estos vinos las parcelas de un viñedo que otorgan características extraordinarias, ya sea por su alta calidad como por dar expresiones muy diferentes, que sean un fiel reflejo del carácter de ese terruño puntual. Así, un gran blend es un minucioso trabajo autoral en el que se ve reflejado la impronta de su hacedor, su conocimiento y experiencia en vitivinicultura, y el estilo de la bodega.

De Sangre Red Blend es uno de los cortes tintos emblemáticos de Bodega Luigi Bosca.

ST: De Sangre Red Blend: ¿Cómo se elabora?
De Sangre Red Blend es uno de los cortes tintos emblemáticos de Bodega Luigi Bosca. Para su elaboración, el Ing. Alberto Arizu (p) junto al enólogo Pablo Cúneo eligen personalmente aquellos lotes específicos de fincas situadas en Las Compuertas y Agrelo que les permiten lograr un vino sobrio y elegante. Un corte que encarna el espíritu de la familia Arizu.

Se trata de un blend elaborado a base de Cabernet Sauvignon (78%) con aportes de Syrah (12%) y Merlot (10%) criado durante 14 meses en barricas de roble. Se distingue por sus aromas a fruta negra, pimienta y té, equilibrados con leves notas ahumadas del paso por madera. En boca es compacto, maduro, con taninos incipientes y textura redonda. Un vino con mucho carácter, muy buena acidez, y un final complejo y profundo.
Como todo gran corte, este vino equilibrado y elegante refleja la sabiduría de sus curadores y el estilo que distingue a Bodega Luigi Bosca.