Skip links

¿Por qué el Pinot Noir es el cepaje del momento?

¿Por qué el Pinot Noir es el cepaje del momento?

En los últimos años, el cultivo de este cepaje también se extendió hacia zonas frías de otros países productores y la calidad de los ejemplares que otorga crece al ritmo del consumo.

La variedad Pinot Noir es originaria de la borgoña francesa, un terroir en el que sus vinos alcanzaron una complejidad y elegancia tal que los ha ubicado entre los más famosos y caros del mundo. En los últimos años, el cultivo de este cepaje también se extendió hacia zonas frías de otros países productores y la calidad de los ejemplares que otorga crece al ritmo del consumo. Hoy, sus vinos elegantes, frescos y vivaces son tendencia en todo el planeta.

Históricamente, el Pinot Noir es considerado una de las cepas más finas y delicadas que existen. En primer lugar, porque junto con la variedad Chardonnay conforman la columna vertebral del vino más famoso del mundo: el Champagne. Además, como varietal también otorga ejemplares sumamente prestigiosos, que hoy llegan a costar miles de dólares por botella, como los Comte Liger-Belair y el Romanée-Conti, etiquetas francesas de culto y producción muy limitada que son objeto de deseo de todos los conocedores.

Sin embargo, en los últimos años el renombre de esta variedad que conquista con sutileza se extendió también fronteras fuera de Francia. Hoy, se elaboran Pinot Noir de excelente calidad en Sonoma County (California), en Nueva Zelanda y también en los terruños más fríos de Chile y la Argentina, ya que en estas zonas su ciclo de madurez -naturalmente rápido- se alarga para otorgar más estructura y tipicidad varietal. En Mendoza, la producción aún es acotada; sin embargo, algo es evidente: se da inmejorablemente en las alturas del Valle de Uco.

¿Cuáles son las claves detrás de esta tendencia internacional? En primer lugar, el Pinot Noir seduce por todo lo que no es: no es un vino cargado de fruta, de gran volumen, ni ancho de boca; no es pesado ni mucho menos contundente.

¿Cuáles son las claves detrás de esta tendencia internacional? En primer lugar, el Pinot Noir seduce por todo lo que no es: no es un vino cargado de fruta, de gran volumen, ni ancho de boca; no es pesado ni mucho menos contundente. Por el contrario, este cepaje se expresa con sutileza; es un vino de textura, ligero, con una acidez delicada y cuerpo medio, sus ejemplares son más femeninos que otros tintos, en el mejor de los sentidos.

A la vista, se distingue por su color rojo pálido -medio amarronado- que es parte de su identidad característica. En sus aromas se descubre una amplia variedad de notas florales, frutales (frambuesa y cereza) y a veces minerales, dependiendo de la composición del suelo en el que se cosechan las uvas. En boca ya aparece una textura aterciopelada, una acidez vivaz, cierta austeridad y un cuerpo liviano, sin asperezas. Es una variedad a la que hay que trabajar manualmente, con paciencia y dedicándole el tiempo que requiere para alcanzar un tinto complejo y rico, de esos que seducen a quienes saben y a quienes recién se están iniciando en el mundo del vino.

Con respecto a las situaciones de consumo, el Pinot Noir es una variedad que se puede beber sola o como aperitivo, para disfrutar al máximo de su delicadeza. Así y todo, también acompaña muy bien quesos elegantes con sabores sutiles, langostinos grillados o pescados grasos, como atún o salmón.

Nuestro varietal Luigi Bosca Pinot Noir es elaborado con uvas provenientes de vides de más de 25 años implantadas en el Valle de Uco. Sus aromas son intensos y equilibrados, con notas de frutas negras y especias; mientras que en boca presenta dejos ahumados y taninos incipientes. Es un vino de paladar franco y vivaz, con carácter definido y un final expresivo con toques florales. Un Pinot Noir que refleja de forma fiel la antigüedad del viñedo y la pureza varietal de este cepaje tan singular que hoy seduce al mundo entero.