Skip links

Primavera en Mendoza: conocé Finca El Paraíso

Primavera en Mendoza: conocé Finca El Paraíso

El recorrido por la finca más extensa y antigua de la familia Arizu comienza a través de un túnel de árboles que desemboca en un prolijo jardín inglés.

Cada estación en la finca tiene su propio encanto. En primavera, Finca El Paraíso se tiñe de verde para recibir a los visitantes con una experiencia de acercamiento íntimo al mundo del vino a través de la historia, la cultura y la naturaleza.

El recorrido por la finca más extensa y antigua de la familia Arizu comienza a través de un túnel de árboles que desemboca en un prolijo jardín inglés. Entre pinos, tilos, araucarias, cedros, robles y ciruelos, entre otras especies vegetales añosas, se custodia el trayecto desde la entrada a la finca hasta la residencia. Al compás de una música ambiental tenue, que se mezcla con el canto de los pájaros, un anfitrión da la bienvenida a los visitantes mientras un sommelier acerca una copa de vino a la temperatura justa. Este es solo el preludio del primer contacto con la historia de los Arizu, que desde hace más de 120 años elaboran en este lugar vinos que deslumbran al mundo.

A continuación, de acuerdo a la experiencia elegida, se entrega una audioguía a cada visitante y el recorrido continúa hacia el chateaux estilo neoclásico que albergó a varias generaciones de la familia. Inaugurada en 1924, esta residencia se distingue por su arquitectura de líneas puras, con carpinterías oscuras, profusión de ventanales y alturas majestuosas. En el porche, sobre un elegante piso de damero blanco y negro, se exhibe lel porfolio de vinos de la bodega, invitando a los visitantes a descubrir los últimos lanzamientos y las etiquetas más prestigiosas de Luigi Bosca. Detrás, un amplio pasillo con aires de jardín de invierno europeo atraviesa la casa y desemboca en la galería trasera.

Este es el comienzo de la experiencia Raíces, un viaje sensorial al Paraíso a través de vinos, relatos y recuerdos, que culmina con un almuerzo personalizado.

Este es el comienzo de la experiencia Raíces, un viaje sensorial al Paraíso a través de vinos, relatos y recuerdos, que culmina con un almuerzo personalizado.

Para que cada visitante elija cómo disfrutar de la finca, esta actividad ofrece distintas propuestas gastronómicas diseñadas por el chef mendocino Pablo del Río. Desde un picnic con canasta, mantel y vajilla al mejor estilo de la campiña francesa; hasta una larga mesa al aire libre entre vides o un encuentro íntimo frente a un fogón para celebrar la belleza simple.

La finca está abierta al público de lunes a sábados de  y la propuesta completa tiene una duración estimada de entre 3 y 4 horas. La actividad incluye degustación de   vinos, almuerzo gourmet, recorrido con audioguía digital y servicio de sommeliers. Además, todos los espacios de Finca El Paraíso también están disponibles para realizar celebraciones y eventos privados.

Para más información sobre Finca El Paraíso, visitá luigibosca.com/experiencias